21 de maio de 1929

Revista ihu on-line

Diálogo interconvicções. A multiplicidade no pano da vida

Edição: 546

Leia mais

Cultura Pop. Na dobra do óbvio, a emergência de um mundo complexo

Edição: 545

Leia mais

Revolução 4.0. Novas fronteiras para a vida e a educação

Edição: 544

Leia mais

Mais Lidos

  • Juíza determina plano emergencial contra o desmatamento na Amazônia

    LER MAIS
  • Requiem para os estudantes. Artigo de Giorgio Agamben

    LER MAIS
  • Uma “bispa católica” em Lyon: provocação ou profecia?

    LER MAIS

Newsletter IHU

Fique atualizado das Notícias do Dia, inscreva-se na newsletter do IHU


21 Mai 2020

Cristóbal Magallanes. Mexico, †1929

Sacerdote mexicano (1869-1927), originario de Jalisco. Su gran amor a Jesucristo se manifestó en su notable espíritu de piedad y su incondicional entrega al servicio de sus hermanos. Párroco de Totatiche, Jalisco. La vida en Totatiche discurría sin grandes sobresaltos. Fuera de las limitaciones de la distancia, la pobreza del suelo y las sequías. Cambiaron las cosas con la suspensión del culto público, decretada por los obispos el 1 de agosto de 1926, como protesta por la ley reglamentaria del artículo 130 de la Constitución Federal de la República.

Los católicos de Totatiche y la región, apoyados por la Unión Popular, asociación de activistas unidos a la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa, se organizaron para restaurar los derechos que consideraban conculcados. Ante el cariz que tomaban las cosas, el Señor Cura Magallanes, eminentemente pacifista, no dudó en mostrar sus dudas acerca de la conveniencia de dirimir por las armas la situación. Cuando las circunstancias lo exigieron, reprobó de viva voz y por escrito, en público y en privado, el recurrir a las armas. La mañana del 21 de mayo de 1927 fue aprehendido, acusado de sostener la rebelión contra el Gobierno en esa comarca, acusación del todo falsa como pudo él mismo demostrarlo. No obstante ello, había otro delito: «No habrán tenido parte alguna en el movimiento cristero, pero basta que sean sacerdotes para hacerlos responsables de la rebelión», dictaminó el general Anacleto López, jefe de operaciones militares de Zacatecas.

Fue ejecutado junto con su vicario el P. Agustín Caloca. El Señor Cura Magallanes se hincó para recibir del P. Caloca la absolución sacramental, y él, a su vez, la recibió luego de su párroco. Ante los verdugos, el P. Magallanes dijo en voz alta: «Soy y muero inocente; perdono de corazón a los autores de mi muerte y pido a Dios que mi sangre sirva para la paz de los mexicanos desunidos». Viendo a su ministro acosado por la aflicción, le dijo: «Padre, sólo un momento y estaremos en el Cielo». Fueron sus últimas palabras.

Comunicar erro

close

FECHAR

Comunicar erro.

Comunique à redação erros de português, de informação ou técnicos encontrados nesta página:

21 de maio de 1929 - Instituto Humanitas Unisinos - IHU

##CHILD
picture
ASAV
Fechar

Deixe seu Comentário

profile picture
ASAV