Informe sobre las masacres expone la violencia e impunidad en Méjico

Revista ihu on-line

Do ethos ao business em tempos de “Future-se”

Edição: 539

Leia mais

Grande Sertão: Veredas. Travessias

Edição: 538

Leia mais

A fagocitose do capital e as possibilidades de uma economia que faz viver e não mata

Edição: 537

Leia mais

Mais Lidos

  • A CNBB urge o governo a tomar “medidas sérias para salvar uma região determinante no equilíbrio ecológico do planeta”

    LER MAIS
  • Planeta em chamas. Artigo de Eliane Brum

    LER MAIS
  • Dia Mundial pelo fim do Especismo: 24 de agosto de 2019

    LER MAIS

Newsletter IHU

Fique atualizado das Notícias do Dia, inscreva-se na newsletter do IHU


close

FECHAR

Enviar o link deste por e-mail a um(a) amigo(a).

Enviar

Por: João Flores da Cunha | Traducción: Juan Luis Hermida | 14 Outubro 2016

CIUDAD DE MÉJICO: Un informe divulgado el día 9-10-2016 sobre dos masacres perpetrados por miembros del cartel Los Zetas en Méjico, entre 2010 y 2011, reveló la escala de la violencia asociada al narcotráfico en ese país y la incapacidad del Estado mejicano de tratar con ella. Coordinada por Sergio Aguayo, académico del Colegio de Méjico, el estudio investiga el masacre de San Fernando, en 2010, y el de Allende, en 2011. El informe concluye que “el Estado no hizo su tarea” en el esclarecimiento de los crímenes y en el atendimiento a las víctimas.

En 2010, 72 inmigrantes fueron asesinados por el cartel en San Fernando, en el estado de Tamaulipas, en el nordeste del país, que hace frontera con el estado de Texas. Cuatro brasileros estaban entre las víctimas, que intentaban llegar a los Estados Unidos. Esas personas fueron muertas porque había rumores en la época de que el cartel del Golfo, rival de los Zetas, estaba alistando inmigrantes.

En el año siguiente, también por acción del cartel, un número indeterminado de personas desapareció en la ciudad de Allende, en el estado de Coahuila. Oficialmente, fueron 42 – aunque había testigos de que habrían sido 300 personas. El crimen contó con la complicidad de la policía municipal, que permitió la acción de los miembros del cartel, y fue una represalia a la deserción de tres integrantes de la organización criminosa que eran de la región.

Intitulado “En el desamparo. Los Zetas, el Estado, la sociedad y las víctimas de San Fernando, Tamaulipas (2010), y Allende, Coahuila (2011)”, el informe se constituyó como una tentativa de esclarecer esos crímenes, que no fueron investigados por el Estado. El estudio contó con el apoyo de la Comisión Ejecutiva de Atención a las Víctimas (CEAV), órgano conectado al gobierno.

Activista de los derechos humanos, Sergio Aguayo hace parte del Centro de Estudios Internacionales del Colegio de Méjico, una universidad pública. “Méjico vive asediado por la violencia criminosa”, declaró él.

El cartel Los Zetas, que comenzó a actuar en 1999, fue formado por soldados que desertaron del Ejército mejicano. Tiene su base en el estado de Tamaulipas, y es considerado el más violento del país. En Méjico, los carteles ejercen control efectivo sobre parte del territorio y tienen influencia, mediante propina, sobre políticos y sobre las fuerzas de seguridad.

La ejecución en masa de los inmigrantes en San Fernando y los desaparecimientos de decenas de personas en Allende son episodios que pertenecen al cotidiano de un país marcado por la violencia extrema y por la incapacidad del Estado de ofrecer seguridad a sus ciudadanos. Según el informe, “los gobiernos municipales fueron cómplices de graves violaciones a los derechos humanos, el gobierno de Tamaulipas fue indiferente y el de Coahuila, insuficiente.”

Comunicar erro

close

FECHAR

Comunicar erro.

Comunique à redação erros de português, de informação ou técnicos encontrados nesta página:

Informe sobre las masacres expone la violencia e impunidad en Méjico - Instituto Humanitas Unisinos - IHU

##CHILD
picture
ASAV
Fechar

Deixe seu Comentário

profile picture
ASAV