13 de julho de 1991

Revista ihu on-line

Renúncia suprema. O suicídio em debate

Edição: 515

Leia mais

Lutero e a Reforma – 500 anos depois. Um debate

Edição: 514

Leia mais

Bioética e o contexto hermenêutico da Biopolítica

Edição: 513

Leia mais

Mais Lidos

  • Vida religiosa: com boa saúde, mas muitos abandonam

    LER MAIS
  • A revanche das periferias. Até a Civiltà Cattolica se enfurece com o cardeal Sarah

    LER MAIS
  • Francisco. “A verdade de Cristo não é para solistas, mas sinfônica”

    LER MAIS

Newsletter IHU

Fique atualizado das Notícias do Dia, inscreva-se na newsletter do IHU


close

FECHAR

Enviar o link deste por e-mail a um(a) amigo(a).

Enviar

13 Julho 2017

Riccy Maribel Martínez. Honduras, +1991.
Violada y asesinada por militares hondureños, símbolo de la lucha del Pueblo de Honduras contra la impunidad militar.

El 13 de julio de 1991 desapareció RICCY MABEL MARTÍNEZ SEVILLA mientras visitaba un amigo ceibeño recluido en el Batallón Militar de Comunicaciones, situado en Tegucigalpa, capital de Honduras.
Riccy era una linda señorita alumna de la Escuela Normal Mixta “Pedro Nufio” de la capital de la República, que había viajado desde la ciudad de La Ceiba para realizar estudios de magisterio, vocación que abrazaba.
El 15 de julio de este mismo año, dos días después de su desaparecimiento, fue encontrado su cadáver en una hondonada de la quebrada “El Sapo” en el sector conocido como Cerro Grande, entre el barrio El Chile y El Berrinche, de esta misma ciudad. Su cuerpo mostraba salvajes muestras de extrema crueldad: cráneo y vulva destrozados, cara destruida, quebradas las falanges de sus manos, rotos sus dientes y muchas señales de una colectiva violación sexual.
Se implicó y acusó de este horrible crimen al Coronel ÁNGEL CASTILLO MARADIAGA, Comandante del Batallón, al Capitán OVIDIO ANDINO y a un tal Sargento SANTOS OLIVARES que según entendidos fue sólo un señuelo de las Fuerzas Armadas para encubrir al sanguinario Coronel CASTILLO M., una costumbre de los militares para encubrir a sus compinches milicos.
Lo mismo pasó con los militares implicados en el asesinato, también hace también 25 años, de 5 campesinos en la llamada masacre de El Astillero; en los centenares de campesinos organizados, hombres, mujeres y niños asesinados en el Bajo Aguán por hordas militares al mando de terratenientes; el adolescente EBED JASSIEL YÁNEZ CÁCERES asesinado en la salida a Danlí; el asesinato de ISIS OBED MURILLO MENCÍAS y de tantas personas, principalmente jóvenes, después del golpe de Estado y últimamente el caso de BERTA ISABEL CÁCERES FLORES donde han resultado implicados militares y que ha originado la Ley Berta Cáceres de parte de congresistas gringos para contener la impunidad militar y regresar los militares a sus batallones, que fueron sacados a la calle por el actual gobierno de JOH con la llamada Policía Militar.
Como la complicidad y sumisión de los órganos de justicia de Honduras es tal, este militar y otros de alto rango, que debieron ser condenados a cadena perpetua por su condición de autoridades y su alta investidura, sólo pasaron un par de años en las ergástulas, continuando con la impunidad.
Pero la torpeza del actual gobierno de Honduras que dirige JOH y la indiferencia del pueblo hondureño es tal, que los militares hondureños gozando del apoyo incondicional del Departamento de Estado de Estados Unidos, han aprobado millones de Lempiras para estas fuerzas represivas y el gobierno hondureño los ha bañado de presupuesto—a través de un impuesto llamado TAZÓN– para mantener más la impunidad de las Fuerzas Armadas y la Policía, asesinos que se esconden detrás de un uniforme.
Ojalá los hondureños y hondureñas tiremos algún día al carajo estas fuerzas nocivas y utilicemos esos fondos para generar bienestar y desarrollo como lo han hecho sabiamente los ciudadanos de Costa Rica y Panamá, ejemplos que debemos seguir.

Texto de Rodolfo Cortés Calderón en Criterio.hn.

Comunicar erro

close

FECHAR

Comunicar erro.

Comunique à redação erros de português, de informação ou técnicos encontrados nesta página:

13 de julho de 1991 - Instituto Humanitas Unisinos - IHU

##CHILD
picture
ASAV